Marta Chirino Argenta nace en 1963 en Madrid. Hija del escultor Martín Chirino, su infancia transcurre en un rico ambiente familiar artístico. Tras una amplia educación en dibujo, modelado, música y ballet, comienza a sentir una gran atracción hacia el mundo vegetal, aunque anteriormente su preocupación por la geometría y el detalle eran muy evidentes. En 1981 ingresa en la Facultad de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid. En su cuarto año de carrera realiza dos dibujos científicos para ilustrar un trabajo y descubre que su camino está más cerca del arte que de la ciencia; en este mismo año decide entrar en contacto con el Real Jardín Botánico de Madrid.
En 1989 comienza a dibujar para el Real Jardín Botánico de Madrid. Hasta 1992 está en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, algo que ha sido fundamental para el desarrollo de su vocación artística.
A partir del los 90 ha colaborado como ilustradora en proyectos de investigación en diversos organismos oficiales; el reconocimiento de estos trabajos le ha permitido ingresar por méritos en La Sociedad Artística Botánica del Reino Unido. Desde esta época, emprende el camino del arte, realizando exposiciones tanto individuales como colectivas.
Marta Chirino es una artista dulce y sensible que contempla el entorno que, más tarde, traduce en dibujos llenos de belleza. Sus plantas, las plantas que la conmueven, según sus propias palabras, son como pensamientos que se elaboran en un horizonte luminoso y claro.
Así, su obra aparece, tras una contemplación de la realidad que ella describe así: “Para desgranar el germen de la primera visión, estudio las estructuras mínimas que la componen descubriendo aquellas partes ocultas al ojo humano que, sin el aumento adecuado, queda en lo superficial. Ahora sí, ahora navegamos por el túnel milenario de la evolución en el que confluyen la gran inteligencia y el incomparable diseño del saber natural, para colocarme en cada momento ante una nueva experiencia. Los papeles se invierten y la naturaleza me guía y aquella primera forma que tanto me impresionó, tiene otro significado”.