Septiembre 2017
Según sea la cantidad de aspectos que incluyamos en nuestra observación y las razones por las que las hayamos elegido, así estará de condicionada la experiencia.
El mismo pensamiento ya tiene un condicionante, que finalmente se convertirá en un determinante, si no aceptamos o no tenemos conciencia de que lo observado y nosotros mismos somos un proceso que todavía desconocemos. De este proceso solamente hemos llegado a saber que, en las consideraciones de la realidad afirmadas hasta ahora por nuestra cultura, se advierten tantos desajustes con y entre las distintas teorías y ciertos experimentos científicos como para saber que lo que observamos y llamamos vida es eso: un proceso, no una categoría, no un absoluto, no algo a sustantivar; por ahora, la vida es algo inefable pero que experimentamos y que llega a nuestra consciencia.
Este proceso que llamamos vida, que por cierto no se ajusta a lo lineal ni a lo secuencial ni a regularidades geométricas ni a simetrías, acontece sin que por nuestra parte podamos, en ningún caso, tener aciertos completos ni en la previsión de los más simples movimientos de una nube, por ejemplo. 
La complejidad que observamos es un maravilloso y razonable estímulo para aventurarnos en una nueva forma de desarrollo de nuestra inteligencia y de nuestra consciencia consciente de sí misma.
Parece de interés constatar que nuestras consideraciones actuales sobre la complejidad derivan con gran facilidad hacia formas lineales y finalmente lógicas de ser expresadas; esto pone de manifiesto que nuestra forma de pensamiento y modo de apreciar la realidad debe ser lo que avala nuestras inesperadas experiencias de esa realidad que, si la sabemos mirar, se muestra espontánea por lo que algunos la llaman caótica...; parece asombrarnos que la realidad sea así de irreverente y muchos siguen esperando, por tanto, descubrir esa ley lineal que pueda "meter todo en vereda" descubriendo una base sólida y recta "como debiera ser" porque esa es la razón de nuestras leyes, de nuestra moralidad... Si nosotros tenemos esas creencias y esas necesidades, no es nada fácil aceptar que, otra forma de ver más confiada y espontánea, es posible.
El proyecto "La Aventura de Comprender. En busca de Preguntas Imprescindibles" ha sido concebido para cooperar en el logro de una cultura más acorde con el planeta entendiéndola como explicación y sentido de la existencia; como referencia de las posibilidades inteligentes y creativas de acuerdo con la gran cantidad de factores que intervienen en cualquier actividad y, también, atendiendo a la repercusión de nuestras acciones en el conjunto de la Naturaleza, en un intento plausible de superar la cada vez más evidente, enorme y devastadora diferencia que hay entre lo que creemos ser y lo que realmente somos.

Para acceder a "La Aventura de Comprender" pulse aquí o puede hacerlo en el botón que encontrará en la cabecera de esta página.
Con aica.tv queremos contribuir a que nos interesemos en el lenguaje audiovisual y a que se desarrollen contenidos, en este lenguaje, motivados por la aspiración a la excelencia, a la belleza, al bienestar social y a una forma de vivir acorde con la naturaleza de la vida de este Planeta. Así, en aica.tv, nos preguntamos "¿En qué medida podemos perfeccionar el lenguaje audiovisual y sus contenidos para que sean verdaderas aportaciones culturales?".

Para acceder a aica.tv pulse aquí o puede hacerlo en el botón que encontrará en la cabecera de esta página.